jueves, 2 de junio de 2011

Eyaculacion y andropausia

La eyaculación es la expulsión o emisión de semen a través del pene. Las primeras eyaculaciones se suelen producir mientras se tiene un sueño erótico. A esas primeras emisiones se les llama espermarquia. Cuando la eyaculación se produce sin líquido, se denomina aneyaculación.




Suele coincidir con el orgasmo; mientras dura el acto sexual el hombre puede alcanzar una eyaculación cada cierto tiempo, en tanto que la mujer puede alcanzar varios orgasmos uno detrás de otro (multiorgasmicidad).
Si la eyaculación del hombre se produce en un tiempo que oscila entre 30 s y 7 min, se puede decir que es propenso a tener eyaculación precoz.

Fases de la eyaculación masculina


Tiene tres fases:
fase de excitación: en la que ocurren cambios morfo-funcionales;
fase meseta: se produce una pequeña secreción desde la glándula de Cowper;
fase de orgasmo: en la que se producen las distintas contraciones de los deferentes, los esfínteres, vesículas, próstata y diversos músculos que provocan que salga el líquido seminal.
La fase emisiva forma parte del "reflejo eyaculatorio", bajo control del sistema nervioso simpático, mientras que la "fase eyaculatoria" está bajo control de un reflejo espinal a nivel de la médula espinal, la vía S2-4 del nervio pudendo.

 


Secuencia fotográfica de una eyaculación masculina (vídeo detallado).
Durante la emisión, los dos ductos vasos deferentes se contraen para impulsar espermatozoides desde el epidídimo, donde estaban almacenados en la ampolla, al final de dichos vasos deferentes. El momento del comienzo de la emisión se experimenta como el "punto de no retorno" o punto de inevitabilidad eyaculatoria.
El esperma que pasa a través de los ductos eyaculatorios se mezcla con fluidos de las vesícula seminales, próstata, y las glándulas bulbouretrales para formar el semen o eyaculado.
Durante la eyaculación propia, el semen es eyectado a través de la uretra con rítmicas contracciones placenteras.1
La salida de semen no es continua; es espasmódica. El primer chorro, con una velocidad superior a 50 km/h, puede tener energía para alcanzar más de 2 m. Este mecanismo sirve para proveer semen en lo más profundo de la vagina; los siguientes impulsos son de menor energía. La cantidad varía mucho entre razas, edades, abstinencias; no más de 3 a 5 ml por lo común (puede llegar a 15 ml). Después se produce un periodo de remisión y de resiliencia, en el que, en algunas ocasiones, si se trata de estimular el glande, puede llegar a producir dolor, debido a lo sensible que se encuentra en ese momento.
Las contracciones rítmicas, sentidas por la pareja penetrada, son parte del "orgasmo masculino". Posiblemente, la media de típicos orgasmos masculinos dure cerca de 17 s; pero nuevamente varía desde pocos segundos a más de un minuto. Después de comenzado el proceso orgásmico, los pulsos de eyaculado de semen empiezan a fluir desde la uretra, alcanzando un pico de descarga alto y luego disminuye el flujo. Un típico orgasmo consiste en 10 a 15 contracciones. La tasa de contracciones declina gradualmente durante este proceso orgásmico.
Las contracciones rítmicas iniciales se dan con un intervalo medio de 0,6 s, con un incremento ascendente de 0,1 s por contracción. Las contracciones orgásmicas de muchos hombres proceden con intervalos rítmicos regulares durante el orgasmo. Y muchos también experimentan más contracciones adicionales irregulares al concluir el orgasmo. El semen comienza a expulsarse violentamente desde el pene durante la primera o con la segunda contracción del orgasmo. Para muchos hombres, el primer chorro sucede durante la segunda contracción. Un microestudio en siete hombres encontró el "chorro inicial en la 1ª contracción en 2; y en la 2ª contracción en 5. Este mismo estudio, que ha sido hecho por los siete que escribieron este artículo, mostró que entre un 26 y un 60 % de las contracciones orgásmicas se acompañaban de chorros de semen.2
La fuerza y monto eyaculatorio varían enormemente de un sujeto a otro y según la edad. Aparentemente, una eyaculación normal puede contener entre 1,5 a 5 mL. La cantidad de tiempo de abstinencia eyaculatoria desde la última eyaculación influye en el volumen eyaculatorio adulto.

Eyaculación Femenina


Es bien sabido que la mujer produce una secreción vaginal al momento de la excitación, que tiene como objetivo lubricar las paredes vaginales para que la penetración no resulte dolorosa.
Inicialmente, se creyó que el relato de muchas pacientes en el sentido de que expulsaban un líquido abundante al momento de las relaciones sexuales, hacía referencia a esa lubricación vaginal.
Sin embargo, varios investigadores se dieron a la tarea de estudiar detalladamente el fenómeno y se llegó a la conclusión que en algunas mujeres, además de la lubricación vaginal, se produce la salida de un líquido a través de la uretra o caño de la orina, al momento de la relación sexual.
Este líquido no es orina. Física y químicamente difiere de las características urinarias y su salida a través de la uretra descartan la posibilidad inicial de que sea simplemente lubricación vaginal.
La eyaculación femenina acontece justo cuando sucede el orgasmo, sobre todo en las mujeres conocedoras de las técnicas de estimulación del punto G.
Esta información es muy útil a nivel clínico, en el sentido de que algunas mujeres creen que se orinan con las relaciones sexuales y esto les provoca fuertes inhibiciones en su desempeño sexual.
Por otra parte, varias pacientes han sido operadas de la vejiga, porque tanto el médico como la paciente creían que se trataba de un caso de incontinencia urinaria.
Sabemos que no es una incontinencia urinaria porque se produce aun cuando la mujer ha orinado antes de la relación sexual. Además, a diferencia de la incontinencia urinaria clásica, esta salida de líquido solo se produce con el acto sexual y no con los esfuerzos físicos.
A nivel vivencial, las parejas presumen que no se trata de orina, básicamente porque esta secreción no huele a orina, y aun cuando es abundante y moja las prendas de cama, no se acompaña de ese olor urinario tan "sui generis".
Desde el punto de vista médico, el diagnóstico es relativamente sencillo. Se le pide a la pareja que recoja una muestra del líquido y se analiza microscópicamente para diferenciarlo de la orina.
Hay que ser claros: No todas las mujeres presentan la eyaculación femenina, y en muchos casos es un problema en la retención de la orina. Lo que es cierto es que un grupo considerable de mujeres experimentan este fenómeno, que es visto por ambos miembros de la pareja como un deleite más en el mundo de los placeres del sexo.


Andropausia

la andropausia (pausia, del griego, cesación, corte) o menopausia masculina, es el proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre merman con la edad, entre otras funciones orgánicas, resultado de los bajos niveles de testosterona en el organismo.
Al igual que la mujer tiene su climaterio (la menopausia) por el cual no puede tener más descendencia, el hombre va perdiendo potencia sexual, pero sin ciclos tan marcados ni pérdidas tan significativas. La actividad sexual del hombre no está marcada por períodos regulares como en el caso de la mujer, pudiendo tener hijos en cualquier momento por la producción de espermatozoides. Tampoco presenta un punto límite preciso. Un hombre puede tener la capacidad de procrear hasta muy avanzada edad. En algunos hombres esta función puede mantenerse hasta pasados los 70 años e incluso no perderse, dependiendo de cada caso.
Además de la disminución natural de los niveles de testosterona debida a la edad, puede producirse en los varones que han sufrido una orquidectomía (p.e. por causa de un cáncer de testículo). Aun cuando un solo testículo es normalmente suficiente para mantener los niveles normales de testosterona, alrededor de un 10% de estos pacientes presentan niveles disminuidos. Y obviamente ocurre en el 100% de los varones que pierden ambos testículos.
En muchos casos los hombres no se dan cuenta de su estado pero es obvio que ese nivel de testosterona está disminuyendo a nivel del transcurrir del tiempo ya que los síntomas se pueden asociar a estados normales de estrés. El hecho no es tan común como el de la 
mujer pero es allí en donde el hombre experimenta una disminución en su potencia sexual.

Síntomas

Irritabilidad
Insomnio o fatiga
Depresión
Nerviosismo, ansiedad
Libido reducida
Potencia sexual reducida
Menor deseo sexual
Fuerza y volumen de la eyaculación reducidos
Dolores y achaques
Deterioro óseo
Cabellos secos y piel seca y arrugada
Problemas circulatorios
Tratamiento para la andropausia






Medidas preventivas

*Llevar una alimentación sana, rica en arroz, avena, maíz, cacahuete, soja, berro, tomate.
*Realizar una rutina de ejercicio diario de 40 minutos.
*Vigilar el peso corporal.
*Reducir el consumo de alcohol y tabaco.
*Eliminar el uso de drogas y la automedicación.
*Tener un hobby o espacio propio para el esparcimiento.

La terapia hormonal

La terapia hormonal sustitutiva masculina no está muy extendida, al contrario de lo que ocurre entre respectiva para las mujeres; sin embargo puede ser de gran ayuda para quellos hombres que conjuntamente con su médico decidan llevarla a cabo.

La terapia hormonal sustitutiva a largo plazo, tiene como finalidad eliminar o amortiguar los síntomas de la andropausia, incrementar las ganas de vivir, mantener el vigor físico y la capacidad intelectual, dándole un especial enfoque a restaurar las funciones sexuales.

En españa se maneja como dosis inyectable intramuscular que se absorbe lentamente, administrándose cada 2-3 semanas.

En otros países se encuentra por medio de parches transdérmicos que aportan unos 5 miligramos diarios, cantidad parecida a la dosis fisiológica diaria necesaria y se asimilan por el cuerpo de manera progresiva.

En proceso de investigación estan los implantes subcutáneos o pellets, cuyo efecto puede durar tres o cuatro meses.

Es importante tomar en cuenta para quienes opten por una terapia hormonal que la testosterona es una hormona sexual, con efecto andrógeno y anabolizante que debe ser utilizada sólo cuando el médico especialista lo indique.

Quienes padecen afecciones como epilepsia, diabetes, crecimiento prostático benigno (adenoma de próstata), hipertensión, insuficiencia hepática o renal e insuficiencia cardiaca, deben tener mucha precaución ante esta terapia hormonal, que está absolutamente contraindicada en pacientes con cáncer de próstata o cáncer hepático.





Asi mismo es recomendable que durante el tratamiento con testosterona conviene someterse a exámenes periódicos de próstata, y dado que los problemas urológicos cobran especial relevancia durante la andropausia, el paciente deberá ponerse en manos de un urólogo que le oriente sobre el tratamiento más adecuado y los controles a efectuar.



cibergrafias
.
es.wikipedia.org/wiki/Andropausia


www.salud.com/enfermedades/andropausia.asp


es.wikipedia.org/wiki/Eyaculación 


www.sexoconseil.com/es/.../eyaculacion.htm


www.disfunciones-sexuales.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada